viernes, noviembre 16, 2007

Adicciones

Leía estos días un interesante artículo en el Investigación y Ciencia, Monográfico Saciedad y Hambruna, sobre "El Cerebro y la Comida", relacionando los circuitos cerebrales que intervienen en la alimentación compulsiva y en el consumo de drogas. Destaco varias ideas que me han llamado la atención:

1) Tanto la comida como las drogas disparan los circuitos cerebrales implicados en la recompensa y el placer, y posiblemente los mismos
2) Se crean respuestas condicionadas(como en los perros de Pavlov) que actúan como "reflejos" ante la presencia de estas sustancias e incluso al estar en el lugar de consumo. Es decir, el condicionamiento liga el recuerdo no sólo al estímulo sino también al entorno
3) Los obesos y drogodependientes quizá intentan compensar una respuesta anormal a la Dopamina, neurotransmisor que induce a buscar gratificaciones, y eso les lleva al consumo compulsivo
4) Los alimentos con alto contenido calórico(muchas grasas y azúcares) favorecen la supervivencia y quedan(desde que éramos cazadores)con esa impronta, por lo que son más proclives a hacer sentir compulsión a comerlos
5) En obesos y drogodependientes hay también un número de receptores de Dopamina D2 menor que en sujetos sin adicción ni obesidad
6) Por estudios realizados con gemelos se sabe que aproximadamente el 50% del riesgo de sufrir drogodependencia u obesidad es hereditario
7) En ratas, hay ciertos estudios que revelan que las dietas ricas en azúcar generan dependencia física. Si ocurriese igual en humanos, quienes se "pongan a dieta" podrían tener síntomas de abstinencia.

Me hace recordar un Curso de Especialista en Psicopatología y Salud donde tratábamos el tema de la "personalidad adictiva" y yo defendía(ahora se me da la razón) que en el fondo el mecanismo de TODAS las adicciones posiblemente fuese el mismo: la búsqueda de gratificación y placer, casi siempre de forma inmediata(compulsiva), y relacionada con la liberación de ciertos neurotransmisores. Y sigo manteniendo que no sólo la comida y las drogas(tabaco y alcohol incluídos), sino también por ejemplo la adicción al juego, a las relaciones(sea a una persona o a tener varias relaciones secuencialmente), al sexo, etc, se basan esencialmente en buscar "ese algo" que motive y haga sentir bien. Creo, además, que cuando se supera una adicción(la que sea), habitualmente se sustituye por otra que libere esos activadores cerebrales. También pienso que, sumado a esa "predisposición hereditaria"(un 50% me parece altísimo!), hay un componente del entorno fundamental desde la infancia: la falta de esa gratificación que hace intentar conseguirla por dónde sea, es decir, en el fondo, en mi opinión, una falta de amor. Es curioso como, concretamente en la adicción a las relaciones, puede llegar a "confundirse" el subidón por la intensidad de la relación(aunque sea destructiva) con lo que realmente falta en profundidad. Y es que como decía el cuento de Nasrudin, a veces buscamos donde hay luz, no donde se nos perdió la llave, y eso lleva a una búsqueda ardua e inútil, como en este caso de las adicciones.

23 comentarios:

Leuma dijo...

Disculpad la longitud del post y si resulta un rollo para vosotros, me apetecía dejar mi opinión sobre este tema. Un abrazo

Ulysses dijo...

hola:
Muy buen post, muchas veces, los publicistas se aprovechan de las adicciones para aunentar las ventas, por ej. adicción al azúcar, etc.
Existen muchisimas adicciones mas:
Adiccion al trabajo, a mentir...

Saludos y un beso

dani dijo...

me ha gustado, creo que aún busco mi llave en algún sitio, pero en un sitio con muy poca luz, aunque sepa que ahí no está...aún sabiendo que no solo se puede perder una llave por estos lugares y siendo consciente de que no debo de sentir una falta de afecto (o si?)...

un saludo compañera

Paco dijo...

Gracias por la clase, ha sido interesante. Y el cuento, el broche de oro.
MIS SALUDOS

Despierta el Sur dijo...

Coincido con Ulysses.

Los publicistas, las empresas, los gobiernos, aprovechan las adicciones para beneficiarse ellos mismos bajo el infortunio de otros.

Un abrazo, Leuma, y que empieces bien el fin de semana.

Antonio dijo...

Creo que soy adicto a Internet, enciendo el ordenador en cuanto llego a casa, miro mails, comments, messenger, etc. Quizas sea soledad o deba comer más chocolate,

Besos

Rafa León dijo...

Pues me ha parecido muy interesante y acertado. Eso sí, a veces buscamos esa llave donde pensamos que la perdimos -o que pudieramos encontrarla- y si ese lugar es un tunel sombrío... ¿qué le vamos a hacer? ¿Irnos al sol?... bueno, pudiera ser que allí encontrásemos una llave distinta, pero no la nuestra. Yo prefiero seguir buscando en las sombras, aun con el elevado riesgo que esto conlleva de no encontrarla nunca.

Abrazos.

Leuma dijo...

Gracias Ulysses, cierto, las adicciones son un punto "débil" fácilmente provechoso para algunos sean publicistas, vendedores, narcotraficantes, etc Un beso
Dani, puede que un día la encuentres :), en cuanto a tu pregunta sólo tú puedes responderte si sientes o no una falta de afecto, por mi parte un besazo
Gracias Paco. Me corta un poco lo de "la clase" ya que sólo pretendía dejaros mi opinión en un tema que me levanta de la silla desde hace tiempo, :) un abrazo
Despierta el Sur, gracias, que tengas buen finde tb, un beso

Leuma dijo...

Antonio, la adicción a Internet está ya más que probada, y sí, posiblemente tenga mucho que ver con la soledad pasar tantas horas delante de una máquina(aunque te conecte con el mundo), :), un beso
Gracias Rafa(ya te invitaré a algo, :D). Supongo que se trata de buscar lo que realmente perdimos, en mi teoría de las adicciones sería el afecto, y a partir de ahí la sensación de estar en paz y no necesitar esos estímulos, un abrazo

ybris dijo...

Me alegra ver que coincidimos en ciertas "adicciones" (Tengo la colección completa de I. y C. desde 1976 y ya no sé ni donde meter los números; tendré que pensar en venderla) Leí con interés ese mismo artículo coincidiendo con casi todas sus conclusiones.
Y, naturalmente, con las tuyas. Siempre me pareció fecunda la teoría comprobada de los reflejos condicionados de Pavlov para comprender y tratar ciertos comportamientos.
En cuestión de deseos compulsivos de saciedad nos encontramos con bases físiológicas sin género ninguno de duda.

Besos.

Ichiara dijo...

Leí una anécdota de García Márquez en la que contaba cómo había dejado de fumar. El médico le prohibió el tabaco por una insuficiencia respiratoria y no conseguía dejarlo. Creo que fue en España que participaba en una cena y tenía al lado a un eminente psicólogo que hablaba de las adicciones. García Márquez, en un momento dado le comentó que no podía dejar el tabaco, a lo que el psicólogo le contestó "es normal, es difícil decir adios a tu mejor amigo". El escritor cuenta que la respuesta le dejó tan mal que no volvió a encender un cigarrillo en su vida.

La ausencia de cosas a las que agarrarnos nos hace buscar sustitutos.

Besos

Leuma dijo...

Ybris yo tb me alegro, es lógico que tengamos coincidencias, de hecho creo que los blogs de alguna forma unen a personas afines. Los condicionamientos suelen estar en la base de muchísimas conductas, será cuestión de cambiar ese aprendizaje :), un beso
Jo, Isabel, a más de uno le vendría bien una frase que le impactase para dejar una adicción. Como dices, en el fondo, es cuestión de "dónde agarrarse" o cómo llenar ese vacío, un beso

UMA dijo...

Intuyo que las adicciones tienen como motor una 'falta de sentido de la vida', una gran insatisfacciòn.
La obesidad supongo que es una enfermedad màs que una adicciòn, aunque tambièn lo es, lo mismo que los otros desordenes alimenticios.
En mi vida personal supongo que me fui quitando mis adicciones hasta que la ùltima sigue persistiendo, soy adicta al sol:)
Besos renovados de regreso, Leuma.

Makiavelo dijo...

El secreto para ser feliz es conocerse a uno mismo, y controlar la dichosa dependencia.

Uno de los remedios lo apuntaste hace algunos dias, la meditación,
y otro el autocontrol.

manuel_h dijo...

No me ha parecido nada rollo, más bien muy interesante, y preciosa la cita de la búsqueda de la llave.

besos

Leuma dijo...

Uma, me alegra tu regreso :), sí, la insatisfacción y el vacío hacen buscar algo que "llene" y gratifique. El sol es fantástico, no me extraña que seas adicta a él, un beso
Makiavelo a veces me sorprendes,:), sí, conocerse a sí mismo y quererse, creo que esa sensación de serenidad es el único asidero para superar estos temas, un abrazo
Pues me alegra un montón que me lo digas Manuel :), gracias, un beso

Nico dijo...

La adiccion es una enfermedad que te lleva a la muerte y es trsite y lamentable que la gente se aproveche de esto. Todos somos siempre adicto a algo, ya sea como al cigarrillo o al amor entre muchas y muchas mas.

Un beso grande Leuma, cuidate.

Nicolas.

Eva dijo...

Dicen que una de las reglas de oro del éxito de un blog radica en hacer post cortos. Yo difiero. Si son tan interesantes como éste, donde no sobra ni una sola coma, cuanto más largos, mejor ;-)

En cuanto al tema en cuestión, yo creo que todos somos en cierto modo dependientes de algo, o de alguien. Creo que influyen un montón de factores, no sólo genéticos y hereditarios, también sociales, afectivos... La necesidad de aprobación externa, de amor (entendiendolo en sentido amplio) es el origen y la solución del problema. Pero ¿se pueden reparar las carencias de la infancia con la sola voluntad y sustraerse a las presiones de esta sociedad tan consumista y deshumanizada en la que priman valores como la competitividad, la juventud, la belleza, etc? Es necesaria una gran fuerza interior para no caer en el abismo de la dependencia. Es un mal muy típico de la sociedad occidental, me pregunto si en oriente, más espirituales han encontrado la llave de la felicidad.

Perdón por la extensión del comentario.

FER dijo...

Qué mala leche lo de los alimentos con alto contenido calórico... El cuerpo es sabio, pero aún no se ha adaptado a la postmodernidad sedentaria, qué mala leche.

Besos

makiavelojohn dijo...

Vivir desapegados, partir ligeros de equipaje...

Leuma dijo...

Sí Nico, es lamentable. La adicción al amor tampoco me parece muy recomendable, entre otras cosas porque esa dependencia posiblemente no sea amor, :), un beso para ti
Eva, adicta a tus comentarios me voy a hacer yo :P, menudos subidones de autoestima me dan contigo!. Los orientales tienen una "sabiduría" más energética-interiorista en mi opinión, ojalá dominaramos sus técnicas!. De todas formas, creo que lo esencial es que cada uno encuentre su eje, la paz que sólo su propia mente puede darle, ese amor a uno mismo que es tan dificil de practicar, :)
P.D, Extiéndete cuanto te apetezca, estás en tu casa :), y por suerte esto no es twitter(tiene límites de caracteres)
Makiavelojohn, el desapego es una de las tareas más complicadas con las que me he topado, :), bienvenido, un beso

Agata dijo...

Pienso que es bueno disfrutar de todo.Comida,bebida,sexo,relaciones...Pero siempre con su justa medida.Tú puedes tomarte una cerveza o un vino comiendo y no pasa nada.Pero si te tomas un montón cada día,terminarás borracho/a con todo lo que ello conlleva.Conducen borrachos,trabajan borrachos....Uno debe saber el momento en el cuál debes parar.Un beso.

Leuma dijo...

Fer, te había saltado!, sí, muy pero que muy mala leche, :), un abrazo
Claro Agata, y en ese caso no sería una adicción, sino un comportamiento normal, el problema es cuando la conducta es distinta y no controla, un beso