martes, agosto 28, 2007

Ópticas Emocionales

-Mentirosa! No me creo nada. Lo dicho y hecho conmigo es pura apariencia y falsedad- dijo él
-Cámbiate las gafas. Te has puesto las negras- contestó ella
-No te des por aludida, ni siquiera iba por ti, te equivocas- apostilló él
-Yo también había elegido cristal-matizó ella-la próxima vez miraré otras ópticas.

10 comentarios:

Leuma dijo...

No sé si este post es un poco kafkiano, pero ha salido así, :), un beso

Manuel Rubiales dijo...

Si, un poco kafkiano si que es, la verdad, pero no por ello deja de ser toda una delicia. Besotes.

Sirenita dijo...

Kafka es uno de mis escritores preferidos, de modo que bienvenida sea la influencia.
un beso.

dani dijo...

a veces no nos entendemos entre las personas ni con las cosas mas sencillas, a veces somos juzgados sin saber por qué...si hubiera estado en el proceso me cargo a alguien
(la agonía en el proceso desoxigenado de un juicio kafkasiano...jejeje, que cosa mas rara ma salio, ahi queda eso)
salut

Mavi dijo...

En ocasiones, no importan las explicaciones ni la razón, si te has puesto las gafas oscuras no hay quien aclare las ideas.

Besos.

Rafa León dijo...

Es que en las ópticas emocionales divergentes suele haber mucho nublado. De ahí quizá lo kafkiano.

Besos.

Carz dijo...

No concibo no creer a las personas a las que aprecio ni que éstas no me crean. A menudo he pecado de ceer que quien hablaba sabía lo que decía y, aunque a veces me dí cuenta a posterirori de que no lo sabía, siempre he pensado que no había mala intención por su parte, sólo que, de vez en cuando, los hechos nos superan.

Un abrazo.

Makiavelo dijo...

Hola Leuma.
El problema está en que en muchas ocasiones no sabemos interpretar las palabras de la persona que está a nuestro lado, porque estamos más pendientes de los gestos externos , y hasta de nuestro estado emocional. Yo las gafas procuro utilizarlas únicamente cuando estoy con mi pareja tomando el sol junto a la piscina (y me mantengo calladito).

Un saludo globalizado.

UMA dijo...

A veces la experiencia hace que escojamos el cristal, algunos los prefieren rosas, no es mi caso claro, que con mi celeste natal, mucho se amanece 'sepiado':)
Un abrazo, Leuma

ybris dijo...

O sea que hay que empezar por ponerse los mismos cristales y mirar hacia el mismo sitio.
Y aún así...

Besos.