jueves, agosto 09, 2007

Nuestro vecino de enfrente







Hoy he estado en las montañas, unas 10 horas de viaje ida y vuelta. He visto, he olido, he compartido,...
He asistido a un parto, por supuesto sin anestesia, no le he oído ni la mas mínima queja a la mujer, solo sonreía diciéndome que era su 7 hijo y que ya no quería más, y me repetía "Perdón por estar desnuda, no es mi costumbre", su recato, aún pariendo, por sus creencias, su pureza,... me ha dejado consolar al recién nacido, me ha dado permiso para fotografiar el parto,...
Estuve en una aldea sin agua ni luz, el médico y la enfermera del centro de salud me comentaban que los jóvenes "no tienen nada que hacer, no hay tele, ni ordenadores,...ir al cine por ejemplo supone unas 6 horas de camino entre ir y volver por montañas".
Pero ahí estaban, no paraban de reír y de hacer bromas.
No hace mucho ha habido una epidemia de Meningitis entre los niños,...
El chófer, con el coche de MM, me llevaba de una aldea a otra, sólo habla árabe, pero nos hemos entendido perfectamente durante 10 horas. "Esto es pobreza".
No sé bien qué poner aquí en un lugar público, pero me siento triste. Estoy viajando sola por un país que se me está metiendo en la sangre y una forma de vida que me hace despertar de mi vida anterior. Lamento si esta entrada es un poco rara, pero me siento rara también y necesitaba escribir una pequeña muestra de lo que estoy viviendo.
Fotos: Personales

19 comentarios:

Rafa León dijo...

La verdadera miseria, leuma, se aloja en los corazones. Y con esto no trato de vindicar la pobreza -los ricos siempre han tratado subliminalmente de extender la idea de que los pobres eran más felices, tal vez para evitar revoluciones-, sino de criticar nuestro despilfarro e insensibilidad, Nuestra miseria moral. El mundo está muy mal repartido. Allí al menos tienen la solidaridad de sus manos vacías, de sus corazones esperanzados. Esos corazones fuertes y llenos de amor harán que algún día nuestros vecinos de abajo, salgan de las cloacas. Y entonces nuestros cimientos miserables de barro se vendrán abajo con toda nuestra hipocresía y prepotencia. Tú, leuma, también tienes un corazón grande y generoso y ahora lo estás descubriendo. Y eso duele ¿verdad?

Cuídate mucho. Besos.

david santos dijo...

Todo esto prueba la falta de sensibilidad y solidariedad de muchos. Pero no devemos mantener este conceito como una relaidad sin final.
Gracias por tu trabajo.

Paco dijo...

Un abrazo solidario, amiga mía. Lo "poco" que puedas hacer les servirá de mucho a los que nada tienen.
BESOS

Leuma dijo...

Duele mucho Rafa, quema, la injusticia, la impotencia, tomar conciencia del silencio cómplice y el adormecimiento,...gracias por comprender y por el apoyo, en la distancia mi gratitud es doble, un abrazo
David bienvenido, esa realidad puede tener final, eso es lo grave, que no reaccionamos y seguimos dormidos. Mi trabajo es mínimo pero te agradezco tu apoyo, un beso

Leuma dijo...

Paco, gracias, es curioso como un abrazo virtual o una palabra de aliento puede tocarme tanto en estos momentos. Un abrazo fuerte para ti

peregrina dijo...

No tengo muchas palabras, hace años que trabajo socialmente en barrios pobres y en verdad no sé cómo se comenta una herida.
Un abrazo

Leuma dijo...

Peregrina, parece que ya tienes experiencia con la pobreza, no sé realmente si es una herida o una quemadura que me hará mudar la piel, en todo caso el tiempo lo irá marcando, un beso

ybris dijo...

Tu experiencia, tan sentidamente aquí expresada, es una de las perlas que uno encuentra tras haber buscado. Los que vivimos casi con todo no sabríamos de los que viven casi sin nada si no fuera por gente como tú.
Que mi abrazo y mi apoyo puedan extenderse a través de ti a cuantos necesiten saber que hay quien no les olvida.

Besos.

Fortunato Archevolti dijo...

Con frecuencia, unos pocos consiguen más que la gran mayoría. Tú, perteneces a los primeros. Animo, guapa.

Leuma dijo...

Ybris, si al menos consiguiese transmitir lo que estoy viendo, si al menos puedo abrir mis ojos para que otro vea, es suficiente. La imagen de la perla es preciosa, y un honor que se me escapa, muchas gracias. Un abrazo fuerte para ti.

Fortunato, me temo que tu halago es varias tallas más grande de la que uso, pero mi agradecimiento para ti tb por animarme. Dale un beso a Gabriela, me alegro de que vuestros fantasmas estén desapareciendo.

UMA dijo...

No voy a hablar de cosas que pasan aùn en mi paìs...
Solo desearte que seas capaz de dar y de hacer que ese dar haga mejor unas vidas por un rato.
Un beso.

Leuma dijo...

Uma, a mí me gustaría que me hablaras sobre tu país, tu visión desde dentro seguro que es muy valiosa para los que no estamos allí para verlo y vivirlo, un beso

Tristancio dijo...

Sabes, vengo llegando del pueblo donde nací... mi madre, ahora ya de casi setenta, nos parió a los nueve así, con la ayuda de parteras, mujeres como ella. Aunque no estaban tan lejos, nunca supo de hospitales.
Y, a pesar de todo, siento que lo que cuentas, aquello que necesitas compartir con nosotros, es bello. (Será que veo a mi madre en esas montañas).

Gracias... por contar. Un abrazo.-

Carlos Paredes Leví dijo...

La extrañamos, y sólo nos queda el consuelo de saber que está haciendo una labor solidaria...
Un abrazo

Leuma dijo...

Y a mí me parece de una ternura que cala lo que cuentas tú Tristancio, gracias por compartir esos trazos de tu vida, un abrazo

Carlos, si supieras cómo necesitaba escribir este post!, quería contaroslo a vosotros, es sorprendente pero cierto, gracias, un abrazo

Anónimo dijo...

"Cuando tengas algo que decir, dilo; cuando no, también. Escribe siempre."
Ya sabes, Eduardo Torres.

Sigues siendo mi heroína.

Leuma dijo...

"Lo cierto es que el escritor de brevedades nada anhela más en el mundo que escribir interminablemente largos textos en que la imaginación no tenga que trabajar, en que hechos, cosas, animales y hombres se crucen, se busquen o se huyan, vivan, convivan, se amen o derramen libremente su sangre sin sujeción al punto y coma, al punto.
A ese punto que en este instante me ha sido impuesto por algo más fuerte que yo, que respeto y que odio."

Y tú sigues siendo un gran amigo.

Saludos a la luna alpujarreña.

dani dijo...

eres una campeona

Leuma dijo...

Pues te aseguro que para la próxima necesito entrenar más, ésta ha sido fuerte, Un beso grande Dani